Aquella noche- Días para decir adiós

No siempre que lo deseo puedo transmitir lo que quiero como me gustaría, pero pese a todo, en días como hoy, días de decir adiós, me centro en el mensaje y olvido al mensajero.


Aquella noche… Ojalá lo hubieras dicho.

Aquella noche, ojalá ayudarte sin suspiros.

Se quedaron las palabras asustadas entre mente y corazón a la altura de tu garganta. No llegaste a pronunciar la frase. Tonteamos durante horas con esas palabras ahogándose…

Que sacrificio, que tortura te hice pasar.

Flirteaste con la idea, tuviste miedo del ultimo paso, huiste de lo que pudo haber sido, no te lanzaste aunque yo desearía estar allí para haberte cogido.

No te preocupes, a todos nos irá bien de una manera u otra.

Pero a veces desearía que aquella noche lo hubieras dicho, un susurro al oído, unas palabras escritas, un ligero grito. Todo me habría valido. La situación no era idónea, yo era muy imbécil, lo sigo siendo mientras escribo y pierdo mi tiempo, y el tuyo si es que me lees en algún momento.

A veces creo que no nos conocimos, y sin embarho yo te amé. Pero tuve miedo irracional, dudas frías y poca sangre. Supongo que a los dos nos pasó, de alguna manera, lo mismo. Y sin tener en cuenta el anarquismo de mis palabras ni la rigidez de nuestras acciones probablemente estemos ahora viviendo la mejor de las soluciones.

Y soy feliz.

Y tu también.

Y es lo típico pero…

ojalá lo hubieras dicho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s